Tus manos

Acércate despacio a mis domingos
que con tus manos crearemos el camino.
Tráete tus mil naufragios y
las tardes de lluvia.
Deja que el tiempo se deslice 
entre los dedos,
hasta que las palabras pierdan el sentido.
j.v.




Un viticultor me dijo estos días de verano; el cerebro está en las manos.  Es posible que esto sea de una verdad que va más allá de lo previsible. Me hablaba de cómo cuidaba sus cosechas y hacia vino. Bebiendo aquel riquísimo vino, entendí que saboreaba el sudor del trabajo realizado, sus ilusiones y sus emociones.  En la mano se hayan las terminaciones nerviosas para transmitir la información necesaria del mundo que nos rodea a nuestro cerebro. El resto del cuerpo le acompaña, las manos, el gusto, el oído, la mirada desvelan la verdad, el movimiento....Una verdad que además del componente cognitivo, conlleva la exploración y entra en juego lo sensitivo y lo intuitivo. ¿Le damos suficientes espacios a los niños para la exploración y la manipulación? ¿Cuánto tiempo es necesario para ello?

Empieza el nuevo curso escolar con nuevos propósitos y ganas de hacer, pero ¿dejamos a los niños construir sus propios aprendizajes? ¿Aceptamos que el juego, el arte o la exploración en general poseen una actitud vital? Cuando un niño reclama un "déjame hacerlo yo solo", quizás estará también pidiendo: un déjame pensar solo y tomar mis propias decisiones.

Deseo en mi nuevo curso, como si se tratase de los nuevos propósitos del año nuevo poder ofrecer esos espacios para el juego, ese lugar donde nos identificamos en las nuevas vivencias mediante el juego creativo y la exploración de texturas.

Quizás como dice Rafael Ubal educar el gusto con la alimentación sana y variada es también educar el gusto por la Vida…intentaré descubrirlo. Reinventar la pertenencia al mundo en un marco mágico aparentemente descuidada. Y digo aparentemente ya que en cada caos hay una estructura interna real, importante y hermosa; metáfora del crecimiento, más aún metáfora de la vida, de ese hermoso proceso creativo de la vida misma.

¿Habríamos  imaginado  alguna vez los tesoros escondidos en cada huella? Las caricias dadas, los regalos otorgados,  los esfuerzos creados a la hora de sujetar un lápiz para escribir el primer te quiero….Unas manos indisolubles del tiempo. Unas manos que transmiten las sensación de estar aquí y ahora, libres.

Pongo las interrogantes más hermosas del libro Breve manual de Felizsofía… ¿Son las manos una entrega contagiada de energía? ¿Son acaso a la vez que instrumentos un símbolo de eternidad? ¿Cuánta memoria de amor llevan consigo? ¿Son las manos de los magos, o de las parteras?
Estas manos nuestras son unas manos poéticas, ligeras de equipaje, mendigas pero no de perfección si no del sentir, de saber cómo es el otro. O bien unas manos desatadas a la libertad de expresión.

La mano en un recorrido geográfico por el sentido del movimiento. En clase jugábamos a realizar posturas con ellas cada cual la más compleja, intentábamos imitar la postura del otro en un juego de retos y perspicacia. ¿Eres capaz de imitarlos?





Una actitud artística.




....Hoy de nuevo estoy vivo.
De nuevo te levanto,
vida.
sobre mis hombros...
Fragmento, Pablo Neruda.

Si  la vida se tratase como un proceso creativo y si la Escuela  fuese ese lugar de Vida, donde el niño aprende de ella y en ella, creceríamos considerando que no hay conocimientos sin expresión.
 “No podemos entender al hombre sin su capacidad de expresión y creación, sin interpretar la vida como un desarrollo personal mediante la construcción de formas, mediante la creación de lenguajes, de imágenes y de vidas absolutamente personales, sin la posibilidad de alcanzar, creándolo, la plenitud de lo que somos.” (Teresa Aizpún, La polifonía de la creación. Gramática de la vida)

Y si consideramos esto como un proceso natural en la infancia y parte del desarrollo de los niños. La creatividad como un proceso natural y motor del pensamiento, además de la personalidad. Quizás por ello el niño busca inevitablemente un lugar para poder ser él mismo.  Como una necesidad básica del ser humano. Si esto que es un proceso natural, se rompe en el camino bien por las prisas, presión de imponer contenidos o ritmos por encima a los ritmos propios de la infancia, etc. ¿Qué pasaría? Podríamos considerar que los altos y bajos en la salud de los niños a lo largo del curso, quizás no sean tan casuales, entre otros factores personales o colectivos.  Habrá que profundizar e investigar más sobre esto.

En cualquier caso quizás son el reflejo de un ajuste o de muchos, de todos aquellos procesos impuestos o no, que influyen en el día a día en el aula.  Además si consideramos que el ser humano se disputa por encontrar sentido a la vida como decía Viktor Frankl o por encontrar el mejor modo de expresarnos y ser nosotros mismos de forma libre y auténtica. 


Ya es final de curso y estamos haciendo evaluación y evaluaciones finales. En un hilo continuo de vida vemos como empezó el curso y como acaba. Casi descubro que el cuerpo podría ser ese escenario de sucesos anímicos, inconscientes o no, de aquellos gritos que provienen de nuestro interior. Y descubro en estos abrazos de final de curso, un sabor diferente, de los del principio. Un lenguaje corporal que también es lenguaje que representa toda una trayectoria de curso en la escuela.

 Cada abrazo es  como un dibujo de la relación de nuestros  cuerpos con el entorno y con el mundo afectivo que nos envuelve. Los maestros nos llevamos en nuestra mochila durante el verano la experiencia de todo el curso para seguir reflexionando sobre el hacer pedagógico, la sistémica del aula, las relaciones humanas y la esencia de la infancia y el niño como de nosotros mismos.




Taller de animación. Flipbook.
Arte digital realizado por niños de cinco años.
Aplicación; Toonmatic.
Dando recursos para la expresión con las nuevas tecnologías.



Arte y Naturaleza

El hogar del hombre es la naturaleza. La inteligencia, los valores, el amor, los sentimientos humanos solo existen en el interior de las fronteras de la piel humana. Fuera de dichas fronteras nuestros espejos, nuestras interpretaciones de la realidad o de cómo nos relacionamos con el espacio.


En anteriores textos de este blog se habla de esta relación, la del cuerpo con el espacio, una relación invisible pero que nos conforma.  Forma parte de cada uno de nosotros, bien sea el espacio natural como uno que no lo sea.  Nuestro caminar está en relación con el terreno y la forma del espacio, los contornos de los objetos, la luz y los sonidos que nos rodean. Somos organismos de un entorno. ¿Verdaderamente experimentamos esta relación? ¿La del hombre con la naturaleza?


Es posible que la respuesta no esté en las palabras, si no en las sensaciones que percibimos cuando entramos en contacto con el mundo natural. Quizás la verdadera naturaleza de la vida es un acto de equilibrio entre todos los aspectos que nos afectan y nos influyen en nuestros comportamientos. El arte es posiblemente una vía entre otras para encontrar ese equilibrio.

Desde el arte, en un taller, invitamos a experimentar las relaciones múltiples con la naturaleza a través de diferentes intervenciones. Caminamos como una forma artística en sí misma, asumiéndola como el mismo goce de una actividad natural y espontánea, o como decía Thoreau en la búsqueda de la fuente de la vida. Creamos intervenciones en el bosque de Piedralaves. Manipulamos materiales recogidos de nuestro andar que integramos en diferentes propuestas. Muchas de ellas surgidas de las propias sugerencias del grupo. Una simbiosis desde el humor, el amor, el juego y el arte. Diálogos creativos y espontáneos, algunos tuvieron la suerte de ser fotografiadas otras no, porque el verdadero tesoro es el instante vivido.

Esencialmente, el niño (la persona) y la naturaleza no son dos clases separadas de realidad. En la experiencia directa y cotidiana no hay oposición entre el sujeto y el objeto.

Para comprender esto es necesario Ser aquello que hacemos en los procesos creativos. Esto lo saben los niños ya que crecen a la vez que sus procesos. Encontrando respuestas a lo que son y al mundo que les rodea, experimentando, sintiendo y conviviendo con su entorno. Este “hacer” o forma de relacionarse podría definir la Vida. Dándonos cuenta que somos dueños del un instante de nuestro tiempo. Por ello uno de los posibles enfoques para comprender nuestra relación con la naturaleza  sea desde el sentir.



El arte nos brinda la posibilidad de comprendernos desde esto como un proceso y como una actitud para con la vida que podemos trasladar a cualquier acontecimiento de nuestro día a día. La naturaleza nos da, nos revela, nos muestra caminos internos, nos descubre, nos recuerda que no venimos de a este mundo si no que nacimos de él.  




Gracias a la colaboración de la asociación Donantes de Risas
que nos han permitido realizar el taller Arte,Naturaleza y Risas.
Y a la finca que nos acogió "Sonidos del Valle"
Taller impartido por Rita Noguera, Janet Val Tribouillier, Rafael Ubal.
Gracias sobretodo a los "maravillosos artistas" que participaron en este encuentro.



Notas de Viaje



Pienso no solo en palabras, si no en la disposición que disponen en el espacio y como se relacionan con otras figuras. Ante un texto, está la atención y las emociones de quien las lee. También pienso en las imágenes mentales que pueden comunicar las frases. Las palabras tejen el hilo de la memoria que posiblemente evocan la experiencia vivida o la intuición de su o sus significados.  En la sonrisa de los que participamos en el juego-taller, sé que hubo un significado para cada uno. El viaje propuesto llego a tocar sueños, y más aún llego a tocar tu propia voz. Hay verdad allí, hay belleza allí.

Algunas recomendaciones para el viajero;

1. No sabe uno lo que va encontrar.  
Se atiende a las formas, a los colores y sonidos, se aprende a diferenciar los matices y a reconocer las sensaciones.
Cómo una imagen lleva a otra, el ritmo y el orden en que sucede. Las diferentes voces escuchadas ponen en manifiesto una escuela llena de inquietudes con ganas de conocer-se desde dentro para conocer mejor al otro. Aprender a distinguir las diferentes sensaciones aparentemente ocultas del cuerpo para acompañar mejor al otro casi sin palabras. 
Son las emociones las que dictan nuestros encuentros, apartando la arenilla para dejar ver lo obvio, lo más importante.


2. Si quieres cantar canta, si quieres pintar pinta, si quieres jugar vente…La mejor academia es la práctica. La práctica desarrolla los sentidos y hace versátil el lenguaje y el hacer desde del arte. Solo necesitas razones para conmoverte. Las referencias de los artistas contemporáneos y docentes artistas como; Hilario Álvarez, Colektivof, Martin Creed, Yahoy Kusama, Rita Noguera, Javier Abad, entre otros... presentado en el taller son fuente inspiración. Pero también es necesario crear nuestras propias rutas, porque cada escuela es distinta, porque cada inspiración puede provenir de las inquietudes de los niños o de la forma en que celebramos la vida. Crear es una aventura inconmensurable, requiere ganas de jugar, de explorar, de tolerar la incertidumbre frente a lo que te vayas a encontrar. 

Jornadas de Educación Consciente y Educación Coherente en Mallorca. Organizada por Es Niu Fundació.
http://irie.uib.cat/index.php/ca/13-cat-noticies/845-jornades-ecc
Taller sobre El juego estético y juego libre.









Las emociones desde la educación artística.


Tenc una tenda de campanya lusa.
La plant discretament pel nord de l'illa
a les platges desertes de setembre.
Meni pa fet meu i fuita,
Passeig, escolta, escric,
parl amb els arbres,
llegasc el mar....
Ponç Pons



Las sensaciones se reconocen en aquellos matices reflejados en los rostros de personas, que buscan encontrar en la inteligencia de las emociones, el orden de todo lo que nos sucede. Toca una cuerda, realiza un trazo, un gesto, combina sabores y aromas, juega con lo que escojas, entonces escucha las resonancias dentro y fuera. 

Observa cuáles son los sentimientos que se producen en cada aspecto de la Escuela, los conceptos que se cuestionan, las preguntas que se formulan o permite elaborar y descubrir así las múltiples posibilidades de la expresión artística.

El arte trata de cuestionar y de realizar un pensamiento crítico frente al hacer pedagógico. De esta forma restituye la cultura e impide que nos estanquemos, sobre todo que comprendamos la multiplicidad de lo humano. La acción artística nos debe ubicar en los márgenes de lo convencional  para traspasar fronteras y construir bienestar de la comunidad educativa, atendiendo a nuestras necesidades personales y colectivas.


Alza la mirada hacia las nubes, mira hacia adentro y fuera de ti, más allá de las fronteras esta tu lugar y tu labor. Ese hacer pedagógico que da nombres nuevos y teje significados nuevos.  Sobre todo comprender que la emociones desde una mirada estética y artística nos llevan inevitablemente a comprender que la experiencia podría ser inabarcable como lo es la Vida. Es tiempo de salir a dar un paseo bajo las nubes y el sol. 



Cinc Mirades Educatives sobre la Realitat.  El reflejo de las emociones y el arte contemporáneo.
Centre de Professorat Menorca. 





Ambientes necesarios para construirse.






Los espacios de juego, permiten a la infancia experimentar la naturaleza de las relaciones con significado propio de esta manera dan sentido a una  comunidad pero también y sin pretenderlo ponen en relieve la importancia de la experiencia de un tiempo libre de calidad a la vez que dan valor a la creatividad.


 Es necesario brindar espacios donde la infancia pueda desarrollar estas relaciones significativas desde el  sentido propio que cada niño les ofrece, construyendo así sus propios territorios. Personalmente me ha fascinado siempre como se apropian de cualquier territorio, sea un lugar público o en espacios abiertos. Quizás el niño busca el reflejo de su identidad y para ello necesita afirmarse también en el terreno que habita, haciéndolo suyo.


La sensibilidad de proyectar, diseñar, pensar y compartir espacios son procesos dinámicos. La forma en cómo los espacios son lugares donde se desarrollan todo tipo de acciones cambiantes, un lugar donde los objetos cambian de rol, es en sí mismo no solo una acción pedagógica importante para el crecimiento de un niño si no también una acción que está vinculada con los procesos del arte contemporáneo. Artistas como James Turrel, Martín Creed, Chiharu Shiota entre otros, juegan con los espacios, la luz, la percepción o el cuerpo y la relación entre el espacio y el espectador. Nos ofrecen mil posibilidades para comprender como los ambientes también son lugares de expresión. 







Quizás en estos espacios "conquistados" por el niño, la palabra adquiere nuevas dimensiones. En cualquier caso serán lugares que dependen de la mirada del espectador. Una acción seductora donde pasan cosas sin prisa. El jugar en espacios libres brinda también la posibilidad de comprender aspectos físicos tales como los pesos, las alturas, el movimiento, las medidas o las orientaciones. Estará sujeto a la función de los objetos y de las directrices que se plantean, generadas por el juego en sí mismo. Siempre impredecibles. 

El espacio libre para el juego de los niños es en sí mismo también un espacio de representación para la propia transformación personal. 





Fotos cedidas por Bosquescuela. Tomadas durante el desarrollo de juego libre por los niños y niñas.
Un grupo de niños construyeron un rincón de tiendas entre unas encinas con listas de compra, accesos, puertas restringidas y no tanto, estanterías organizadas y un mostrador para la compra y venta. Comprábamos con hojas. Todos los elementos eran elementos naturales encontrados en el entorno de la escuela. Situaciones de experimentación de sensaciones que pueden construir oportunidades para los aprendizajes como son la lectura, escritura, las matemáticas entre otros...todo un proyecto al aire libre generado por los propios niños.



Para leer más;
 http://www.vitoria-gasteiz.org/wb021/http/contenidosEstaticos/adjuntos/es/25/34/42534.pdf
"El sentido del lugar"  Revista Infanciaeneu-ro-pa num 10.18 -Edición Asociación de Maestros Rosa Sensat. 







Desde el juego una reflexión



La manera en que los niños entienden ciertos acontecimientos o su relación con el entorno de un modo lúdico es a través del juego. Aspectos como la construcción del pensamiento, el desarrollo y  la exploración de diferentes necesidades internas o motrices, la elaboración del  lenguaje simbólico o bien las actitudes que los niños manifiestan frente a ciertos hechos o personas se consolidan durante el juego libre. Toda actividad puede realizarse lúdicamente, sea cual fuere su categoría. A través del juego transformamos el mundo exterior de acuerdo con nuestros deseos. Pero ¿qué hacen en realidad los niños? ¿Se aprende? ¿Resulta útil este aprendizaje? ¿Sirve este tipo de juego o tiene algún propósito en la escuela?

¿Es posible que se este secuestrando la infancia de los niños por una sociedad que cubre constantemente de estímulos a los niños? O como dice Catherine L’Ecuyer, el asombro es no dar el mundo por supuesto. Una flor, la luna, una sombra, el verde de las hojas, el viento en el pelo de mamá, una sonrisa….Educar en el asombro es educar al niño en el agradecimiento por la vida y por la belleza que nos rodea.

No nos olvidemos que es el movimiento de nuestro cuerpo lo que influye en el desarrollo de un niño y en su modo de interiorizar el mundo. Porque es una forma pertinente para consolidar el crecimiento físico de un niño entre otros factores. El niño construye su pensamiento y crea su identidad a través del juego. Y mejor aún si este es juego libre. Libre de juicios, libre de tiempos, libre en espacio.

Ojalá pudiéramos retomar los espacios públicos o acercar a los niños más a la naturaleza con la convicción de que el objetivo primordial del juego es jugar, ejercer de niño sin más. Donde el papel del adulto esté libre de juicios y lleno de escucha. Esto en el único momento que poseen los niños, ahora mientras lo sean y no más tarde. Que frase tan acertada la de Milan Kundera "Los niños no son el futuro porque algún día vayan a ser mayores, sino porque la humanidad se va a acercar cada vez más al niño.". Quizás observando a los niños ahora descubriremos  el próximo futuro de nuestra sociedad actual. Quizás son el  espejo para tomar aquellas decisiones importantes que se nos escapan entre debates, retomando la dirección de nuestro futuro.

Jugar es una forma de utilizar nuestra mente y pensamientos, así como de ponerlos a prueba combinándolos o transformando los espacios, conociendo al otro en constantes confrontaciones en un mismo recorrido. De esta forma asumimos riesgos y nos volvemos creativos inevitablemente.

Reflexionamos sobre estas cuestiones y mucho más desde el magnifico marco que nos brinda  el juego estético en un encuentro con los Donantes de Risas en un ciclo sobre educación que llevan celebrando y que aún continua este curso.






 http://www.donantesderisas.org/index.php/entradas/verListadoCategoria/2

Agradecer a Donantes de la Risa por el interés y buena disposición para con la infancia. Y por sus maravillosas fotos.
También la colaboración de Silvia Corchero y Bosquescuela con su preciosa y extensa descripción de un proyecto donde el juego libre será base de su metodología. Gracias Silvia contigo ese sueño será realidad.
Elena Moran, Neuropsicóloga y profesional experta en contexto escolares. Sus puntos de vista sabios y acertados que provienen de una amplia experiencia nos nutren y nos orientan siempre.