Espacios de vida, espacio para compartir.


Si quieres compartir tus experiencias, vivencias, proyectos, reflexiones o solo preguntas, este es tu lugar. ¿Cómo acercas la naturaleza al aula? ¿Cuál es tu punto de vista sobre el arte en la escuela? ¿Están infravaloradas las enseñanzas artísticas? ¿Es posible una educación creativa? ¿Cuáles son las frases de los niños frente a las preguntas suscitadas del día a día? ¿Cómo trabajamos los aspectos más emocionales o los conflictos en la escuela?

 Enséñanos tus fotos vídeos o enlaces de experiencias estéticas, cotidianas, de aquellos proyectos que te han dejado huella, etc. Sé voz de tu aula o de tus niños. Te escucharemos. Si quieres colaborar, comparte en este espacio, es un lugar para ti. Para todos los niveles de educación.

Envía lo que consideres a: azulyjanet(arroba)gmail.com





...................................................................................................................................................................


Sobre el cuidado y la naturaleza




Transparentes los aires, transparentes
la hoz de la mañana,
los blancos montes tibios, los gestos de las olas,
todo ese mar, todo ese mar que cumple
su profunda tarea...
Idea Vilarino.




Una mañanita guardé los libros en un cajón, cerca de un nogal y de un pino centenario habían unos niños que preparaban su comida. Una niña hacía el pan, otros el fuego de la barbacoa, otros jugaban atentos a su momento de ayuda en la colaboración de lo que hiciera falta.
Debajo de aquel nogal, testigo de dos maestras que acompañaban a los niños en las actividades sugeridas por un bosque de verano en el condado de Shropshire. Tuve la suerte de conocer una bosquescuela integrada en un colegio y que forma parte de las actividades escolares. Se trata de una opción más que tienen los niños desde los más pequeños hasta los más grandes de primaria.





Morgan, lleva más de siete años trabajando como maestra de bosquescuela me atendió con alegría y pasión de su profesión a las preguntas que pude hacerle contenta y sin pestañear apenas.

Nos cuenta que los niños saben hacer fuego, conocen diferentes herramientas, fabrican sus refugios y son ellos los que a veces dirigen el día aunque este planificado por la maestra. Ellas creen que deben seguir los intereses y por tanto el impulso de los niños en el momento que se producen y desde allí seguir los procesos de aprendizaje.



Junto con los niños han creado un estaque que procuran dejar lo más natural posible permitiendo la vida de ranas o libélulas en ella así como las plantas que derivan de ella. Todos conocen las reglas, saben cómo acercarse al estanque, qué está permitido y porqué. Morgan apunta que es igual que en la propia vida, los niños conocen los límites necesarios para el cuidado de ellos mismos y de la naturaleza.






Durante el curso suelen ser tres maestras. Y los niños van pasando durante la semana por diferentes propuestas en un entorno privilegiado de castaños, nogales, árboles frutales, moras etc.  Un terreno amplio, donde tienen un lugarcito para refugiarse de la lluvia si se necesitase. Hay unos rituales de entrada y de salida en la escuela, siendo la asamblea final el momento ideal para las discusiones y poner en valor lo aprendido del día. Morgan pregunta a los niños frecuentemente si hoy han ayudado a alguien. Y es que todos cooperan, se ayudan entre sí a resolver los pequeños o grandes retos que proporciona la naturaleza.






Esta última reflexión me ha recordaba lo importante que es entender en qué consiste el cuidado propio. Sin él no podemos pensar en cuidar a otros y mucho menos cuidar el entorno. El cuidado necesario como propone Leonardo Boff. 

La sabiduría del cuidado es el camino más adecuado para favorecer el diálogo. El cuidado establece también un sentimiento de mutua pertenencia, participamos satisfechos de los logros grandes o pequeños de los riesgos de las personas que nos importan. Y como dice Boff; El cuidado es una actitud de relación amorosa, suave y protectora de la realidad, personal, social y ambiental. Es una actitud donde la razón y corazón se unen necesarias no solo para los contenidos de la enseñanza si no para añadir un significado mayor; el hecho de que estamos conectados con todo y con todos.

Estos lazos de unión, constelaciones de estrellas, me recordaba a  la Escuela de Amadahi, en Galicia, cómo me contaban una vez cuando juntos hacían pan para regalar a una persona especial de su comunidad que les había ayudado en una ocasión. Aquel pan en forma de árbol fue hecho por todos los miembros de la escuelita y otorgado en un regalo cordial, de razón sensible. El cuidado se transforma en una relación de vida, en una entrega. El cuidado revela que somos independientes y ecodependientes sin integrar verdaderamente esto no sabremos considerar la naturaleza como parte de nosotros mismos.



En la Escuela Amadahi, emulando la obra de Fernando Rubio Ahumada; un acto comunitario, un encuentro con familias que ilustraron nuevos caminos como nuevos comienzos llenos de flores como aquellas que el artista nos ofrece.





Gracias Amadahi!
Thank you Morgan and The Oswestry School, 
great pleasure to meet you.


        ..........................................................................................................................................



Expresión plástica y visual, “arteterapia” e instituciones para el cambio


“El artista no es un tipo especial de individuo, sino que cada individuo es un tipo especial de artista”
                                                                                              Juan Calzadilla

            Las prácticas artísticas educativas dirigidas a niños y niñas, y en general las relacionadas con “arteterapia”, deben desarrollarse tendiendo claro que lo importante es el logro de la expresión plástica y la comunicación visual desde la fluidez y espontaneidad humana total.  En algunos casos, se busca generar con la actividad artística el desbloqueo del ser, para que se manifieste ese niño o niña con su propia voz visual, sus colores, sus puntos, líneas, composiciones e imágenes diversas como si fuese un río sin represa, como el habla fluida de su interior, como contenido de la libre visualidad de ese creador o creadora incluso si hablamos de personas adultas.   

Cada niño o niña, no sólo debe potenciar su inteligencia espacial sino todas sus inteligencias múltiples; tales como la corporal, verbal, naturalista, social entre otras (Gardner).  Es decir, no se trabaja arte con chicos pensando en que serán artistas plásticos o visuales profesionalmente hablando.  El asunto es crear para expresarse, para liberar los mensajes del interior, SU CAUDAL DE IMAGINERÍA para ser feliz y no para técnicamente, cumplir con las exigencias que impone un profesor de arte.   Si bien, hay que apropiarse de ciertas técnicas de forma didáctica, el camino del arte como profesión es un asunto totalmente diferente al de la libre expresión artística en el campo pedagógico y “terapéutico”.  Querer ser artista como proyecto de vida es una idea y una decisión futura de largo aliento, la cual requiere años y años para primero estar seguros de que ese es el sendero a seguir.  Puesto que además es un camino rudo, nada fácil, complejo, entramado pero inmensamente gratificante.  Por ello, no hay que confundir arte como expresión, con el arte como profesión sistemática.       

Resulta ser un gran avance a nivel internacional, la existencia y reconocimiento de la investigación artística y de la arteología como espacio académico y experimental en universidades dentro del pensamiento científico de visión abierta, global, holística y armónicamente integrada a la refrescante idea de Complejidad de Morin.

Volviendo al tema de la educación artística en niños y niñas como visión transformadora, innovadora y pedagógica, además de la función terapéutica del arte, es necesario saber que aún con todo el avance del conocimiento y de las  experiencias sobre arte infantil y su universo totalizador, con sus relacionantes, ramales y órbitas propias de él, todavía se puede decir que existe en muchos países e instituciones diversas, un terrible desconocimiento y una grave marginación de esa forma de arte espontáneo de los niños y niñas.  A pesar de saber de que el arte infantil ha influenciado vitalmente a importantes artistas como Picasso, Kleé, Miró y Kandinski, seguimos restando importancia a esa inagotable fuente de creatividad y conocimiento.    

Existe en España, el Museo Pedagógico de Arte Infantil MUPAI, experiencia pionera y revolucionaria, la cual logra quebrar paradigmas, abriendo surcos y nuevos retos ante las perspectivas educacionales de creación liberadora en niños y niñas, como seres reconocidos en concreción real e institucional en un proyecto museístico como tal.  En ese orden de ideas transformadoras, prácticas y de incansable cambio y renovación en la campo de la enseñanza artística en España, según Raúl Díaz Obregón, investigador y docente de la Universidad Complutense de Madrid (Consultado el 20-06-2010 disponible en http://www.ucm.es/info/mupai/obregon.htm):    
      
“La enseñanza de las artes plásticas en nuestro país ha sufrido y sigue sufriendo un retraso en cuanto a contenidos y métodos didácticos respecto a otros países. Todavía sigue sorprendiendo la escasa presencia del arte contemporáneo en el currículo artístico nacional, que es mínima en la enseñanza obligatoria, pero que tampoco es desbordante en la enseñanza universitaria. De igual manera el desarrollo de los recursos didácticos parece haberse estancado en el siglo pasado y raras son las aportaciones que manejan aspectos postmodernos”.
            Cabe destacar la estrecha relación que debe haber entre arte contemporáneo, arte infantil, prácticas y tecnología educativa, “arteterapia”, investigación y estética, producción y taller libre de arte, entre otros aspectos. 

 


Por Ender Rodríguez. Si quieres leer el texto completo (haz click en el subrayado)

www.imagineriavisual.blogspot.com

Comentarios

Entradas populares